News | Economy | Culture | Opinion | Lifestyle | Nature
Noticias | Opiniones | Archive | Unclassified Ads | Home

Volume 14, Number 13
July 13, 2008

opiniones

También en esta sección:
Campaña de Varela, El Panameñismo es la única opción
Vanguardia Moral de la Patria, El momento actual
Campaña de Martinelli, Martín debe trabajar en lugar de culpar a los demás
N. Castro, Crisis energética, crisis alimentaria y cooperación
Gandásegui, Candidatos y partidos sin programas de gobierno
Zenteno, Ante tanta euforia por el rescate de los rehenes, una reflexión
Raigozo, ¿Y el Estado, cuándo devolverá a los desaparecidos?
Córdoba Morales, "Estado paralelo" de Oscar Arias quedó al descubierto
Betto, Dos mujeres y una tragedia
Balivo, ¿Es esa tu alma Europa?
Olivera, Un arsenal de mentiras de la doctrina Bush
M. Castro, La indeleble mancha de la tortura
Panamá Profundo, Educación en Panamá
Camino Alternativo, Una situación social explosiva


La indeleble mancha de la tortura
por Max J. Castro

"…ya no hay ninguna duda de que la actual administración ha cometido crímenes de guerra. La única pregunta que queda sin respuesta es si se les pedirá que rindan cuentas a los que ordenaron el uso de la tortura".

Esa conclusión condenatoria no proviene de los liberales que critican a la administración -Amnistía Internacional o Vigilancia de Derechos Humanos. Es la del Mayor General Antonio Taguba (retirado), el hombre que realizó una investigación oficial del Ejército acerca de los abusos en la prisión de Abu Ghraib en Irak y escribió un informe que desmentía la versión oficial de que todo era culpa de unas pocas "manzanas podridas" de bajo rango. Posteriormente Taguba presentó su testimonio ante el Congreso. Como recompensa por su férrea integridad, Taguba fue obligado a dejar el Ejército.

Las palabras citadas anteriormente pertenecen al prefacio escrito por el General a un nuevo informe de Médicos a Favor de los Derechos Humanos, Leyes violadas, vidas violadas: evidencia médica de tortura por parte de personal de EEUU y su impacto (http://brokenlives.info).

El informe de los médicos, basado en el examen de 11 detenidos en la "Guerra al terrorismo", encontró evidencia médica de "tortura y tratamiento o castigo cruel o degradante". El estudio, cuya portada muestra un cuadro del pintor colombiano Fernando Botero de su serie acerca de Abu Ghraib, brinda un recuento detallado de los casos de estos detenidos que sufrieron horribles abusos, incluyendo a uno que fue sodomizado con una escoba y a quien le pisaron los testículos.

Según el informe:

"Todos los detenidos sufrieron dolor físico severo e incluso insoportable debido a patadas, golpes de puño, estrangulamiento, choques o sodomización, y algunos fueron aterrorizados tanto por la experiencia personal como por las amenazas de asaltos adicionales. La mayoría de los detenidos perdió el sentido al menos una vez como resultado de las golpizas u otros ataques físicos. Algunos experimentaron magulladuras y traumas en sus genitales. Algunos de los hombres no solo resultaron heridos gravemente por la tortura, sino que luego tuvieron que soportar dolores adicionales debido a la explotación de esas heridas por parte de sus atormentadores".

El dolor de esos hombres no ha terminado. Al salir en libertad, la mayoría de ellos ha seguido sufriendo de las secuelas de los abusos. De once ex detenidos, diez continuaron mostrando graves efectos psicológicos de la tortura.

Aunque el informe señala que debido al pequeño número de casos sus conclusiones no pueden generalizarse a todos los detenidos, el hecho de que ninguno de los once fuera acusado de un solo delito y finalmente todos hayan sido puestos en libertad sugiere que este grupo puede que no haya recibido un tratamiento tan duro o un abuso tan prolongado como algunos otros que aún se encuentran detenidos.

El informe arroja una luz especialmente dura sobre algunos médicos y psicólogos que facilitaron el abuso a los detenidos. Fueron "cómplices de una deliberada imposición de daño contra aquellos a quienes debían proteger debido a su juramento hipocrático", escribe el General Taguba.

Sin embargo, en última instancia la mayor responsabilidad recae sobre los más altos funcionarios que tomaron las fatales decisiones que provocaron la tortura y el abuso. Taguba escribe:

A fin de que estos individuos sufrieran la crueldad sin sentido a la que fueron sometidos, fue promulgada una política gubernamental que echó a un lado el Código Uniforme de Justicia Militar y las Convenciones de Ginebra. La Convención de Naciones Unidas contra la Tortura fue ignorada totalmente.

Sin embargo, la probabilidad de que la pregunta de Taguba -si se responsabilizará a los culpables en este caso- sea respondida de manera afirmativa es escasa. Cuando tomó posesión -y mucho antes del 11/9 y de Irak-, la administración Bush decidió abandonar el Tribunal Internacional. El resultado es, como era la intención, que los norteamericanos se juzguen a sí mismo y la impunidad reine.

Si como es el caso, nadie a ningún nivel es considerado responsable por la absurda muerte de 24 iraquíes en Haditha, incluyendo mujeres y niños, ¿cómo podemos esperar que altos funcionarios sean procesados en Estados Unidos por la tortura?

Mientras tanto, debido al cálculo político, y con la excepción de Dennis Kucinich y unos pocos compañeros en rebeldía, no hay interés, incluso entre los demócratas en el Congreso, en impugnar al presidente o a otros miembros de su administración.

Siempre hay una posibilidad de que una vez que Bush haya abandonado el escenario un valiente y decidido acusador o juez en otro país pueda lanzarse en pos de un ex funcionario de la administración Bush que ponga un pie en su jurisdicción. ¿Pero podrá algún país resistir la furia subsiguiente de la única superpotencia?

Es cierto, como escribió el General Taguba, que "Nuestro honor nacional ha sido manchado por la indignidad y el tratamiento inhumano que esos hombres recibieron de sus captores. Es una mancha que permanecerá hasta tanto los que provocaron tal vergüenza sean llevados ante la justicia.



También en esta sección:
Campaña de Varela, El Panameñismo es la única opción
Vanguardia Moral de la Patria, El momento actual
Campaña de Martinelli, Martín debe trabajar en lugar de culpar a los demás
N. Castro, Crisis energética, crisis alimentaria y cooperación
Gandásegui, Candidatos y partidos sin programas de gobierno
Zenteno, Ante tanta euforia por el rescate de los rehenes, una reflexión
Raigozo, ¿Y el Estado, cuándo devolverá a los desaparecidos?
Córdoba Morales, "Estado paralelo" de Oscar Arias quedó al descubierto
Betto, Dos mujeres y una tragedia
Balivo, ¿Es esa tu alma Europa?
Olivera, Un arsenal de mentiras de la doctrina Bush
M. Castro, La indeleble mancha de la tortura
Panamá Profundo, Educación en Panamá
Camino Alternativo, Una situación social explosiva


News | Economy | Culture | Opinion | Lifestyle | Nature
Noticias | Opiniones | Archive | Unclassified Ads | Home



© 2008 por Eric Jackson
Todos Derechos Reservados
Los contribuyentes retienen los derechos de autor de sus obras

 

email:  editor@ThePanamaNews.com ó

e_l_jackson_malo@yahoo.com


celular: (507) 6-632-6343

 

dirección de correos:
Eric Jackson
att'n The Panama News
Apartado 0831-0-0927 Estafeta Paitilla
Panamá, República de Panamá